5 prácticas para que tus artículos cautiven

Cuando comienzas a redactar un artículo para tu blog o alguna plataforma para bloggers, sientes el temor de no lograr un buen contenido para tus lectores. así que quiero compartirte 5 prácticas que te servirán para que tus posts sean de calidad.

Agrega una introducción y una conclusión

Parece de sentido común, pero al momento de redactar puede pasar que te centres en el tema y la información de los subtítulos y olvides la introducción y la conclusión.

Al crear tu introducción, puedes seguir las siguientes recomendaciones:

  • Intenta generar empatía. Demuestra que comprendes el problema que lo motiva a querer leer tu artículo.
  • Menciona de manera corta qué puede encontrar en tu artículo.
  • Ten en cuenta que es la primera sección que leerán los usuarios, por lo que debes saber cómo hacer una buena introducción.

Después de haber creado tu introducción, redacta ahora tu conclusión. Las personas después de haber leído tu artículo deben estar satisfechas con la información que les proporcionaste.

¿Qué más podrías agregar?

Aquí debes incluir un llamado a la acción, para que los usuarios interactúen con tu contenido y tengas la oportunidad de saber si tu contenido les gustó.

De preferencia, intenta escribir ambas secciones del artículo al final, ya que el desarrollo de tu artículo está terminado. Así podrás identificar qué puntos pueden llamar la atención en la introducción y cuáles te permitirán tener un buen cierre.

Añade un título atractivo

Cuando estás buscando información, navegando por blogs o simplemente indagando en algunas plataformas como Twitter, Medium, entre otras, ¿cuál es el elemento que ves primero y te motiva a dar clic? El título.

Para que un título sea atractivo, es recomendable que cuente con algunos elementos puntuales:

  • Interrogativo. Las personas buscan información regularmente escribiendo una pregunta en internet, aprovéchalo y redacta tu título como una pregunta. Aquí te muestro dos títulos similares: “¿Cómo crear tu blog desde cero?” y “Crea tu blog desde cero”. ¿Cuál te atrae más? La primera, despierta la curiosidad.
  • Ligero. Los lectores buscan fuentes que resuelvan rápidamente sus dudas, no tienen tiempo para leer una larga lista. En tu título demuéstrales que tu artículo es fácil de digerir. Por ejemplo, el título de este artículo: “5 Prácticas para que tus artículos cautiven”, es una lista corta y contundente.
  • Persuasivo. Utiliza palabras que impulsen a querer abrir tu artículo. Por ejemplo, “15 tips para mejorar [dramáticamente] tus campañas de mailing”. La palabra “dramáticamente” genera impacto al leerlo por primera vez.
  • Lenguaje global. Si tu público está en regiones geográficas diversas, evita utilizar palabras o expresiones que únicamente se comprenden en tu país, así la persona que está leyendo tu material no se sentirá excluido o incluso ignorante. No es lo mismo “10 tendencias de internet que romperán en el 2020” a “10 tendencias que impactarán en el 2020”

Mantén tus párrafos legibles

Los párrafos largos, sin uso de la puntuación y sin resaltadores como las negritas, hacen que un artículo sea tedioso e incluso difícil de leer. El lector puede aburrirse o sentir que el tema no está bien explicado, dejará de leer y se irá a otro blog.

Para evitar este problema, toma en cuenta los siguientes tips:

  • Utiliza adecuadamente los signos de puntuación como las comas y los puntos. Harán que los párrafos sean fluidos y fáciles de digerir al momento de leer.
  • Procura que tus párrafos no excedan las 5 líneas, lo ideal es que cuenten con 4 líneas.
  • Evita repetir una palabra 2 veces -o más- en un mismo párrafo, si necesitas utilizarla, busca sinónimos o conceptos que puedan sustituirla.
  • Lee en voz alta tu redacción. A través de este ejercicio podrás notar si tu texto contiene algún error gramatical o si necesita algún signo que mejore el sentido de la oración.

Ofrece contenido de valor

Las personas llegan a un artículo en busca de una solución. Ofréceles a través de tu contenido la información que necesitan para satisfacer sus necesidades.

Para saber cuál es el contenido de valor, debes reconocer los problemas que podría tener tu segmento, pregúntate qué buscarían y respalda tu información con un análisis de búsqueda. Cuando comiences a redactar olvídate de las palabras clave y la densidad para SEO, intenta enfocarte en proporcionar toda la información posible que solvente el problema de tu cliente potencial.

Aclaro: no estoy diciendo que el SEO no es útil, al contrario, lo es. Solo que hay momentos para todo, cuando planeas y ajustas los temas es momento para SEO, pero cuando redactas es momento para el usuario. Google lo sabe y lo valora.

Utiliza estratégicamente tus palabras clave

Años atrás, solía llenarse la redacción de palabras clave, pero hoy en día esa práctica podría llevarte a una sobre optimización. No significa que debes dejar de escribir tu keyword, sino redactar tu artículo con enfoque al usuario, los buscadores pueden comprender sinónimos y relaciones semánticas complejas.

Muchas veces es suficiente con una o dos veces de tu keyword principal en el contenido. En todo lo demás, enfócate en lo que necesita saber el usuario.

En caso de que tu artículo se base en un término de búsqueda, te comparto algunos consejos para que tengas una idea más clara de su uso estratégico:

  • Recuerda no escribir la palabra clave en cada oración, párrafo ni en cada subtítulo, puedes sobre optimizar y eso no le gustará a Google.
  • Intenta que tus keywords no estén forzadas en la redacción, adecúa el párrafo para que tenga sentido y valor para el lector.
  • Utiliza la palabra clave al inicio del título, tendrás más oportunidad de que Google reconozca rápidamente la palabra clave.
  • Incluye el término de enfoque en el primer párrafo de tu artículo, siempre tratando que no sea forzado su uso.

Si bien el uso de las palabras claves en un artículo es esencial para su posicionamiento, el contenido de valor, la longitud de los textos y el contenido visual es relevante para el algoritmo de Google.

La práctica hace al maestro

No existe una mejor recomendación que comenzar a practicar. Redacta cotidianamente, así crearás tu propio estilo de redacción, las ideas fluirán mejor y tus artículos -o cualquier otro texto-, se leerán con naturalidad.

¿Escribes artículos? ¿Qué otras prácticas podrías compartir? Te leemos. 🙂

Redactado por: Mayra Acosta de www.mailclick.com.mx

5 prácticas para que tus artículos cautiven

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *