Somos cajas de ideas

Somos cajas de ideas imagen

Somos cajas de ideas

Somos cajas de ideas; Así es, desde que estamos creciendo en el vientre de nuestra madre, ya estamos absorbiendo una gran cantidad de emociones, experiencias y aprendizajes; pero en nuestros primeros meses empezamos a desarrollar nuestra pequeñas cajas de ideas, que éramos capaces de transformar una caja de cartón en una casa, en una nave espacial, en un castillo o en un carro, pero lo más increíble de todo esto es que éramos capaces de luchar y decir millones de veces YES cuando nos proponíamos desarrollar nuestras locas ideas, ¿Recuerdas tu primera “tienda de acampar”? Que la construimos con unas sábanas o que me dices del día en que decidimos explorar sin tener ni un poco de duda sobre el camino que íbamos a elegir.

Nosotros somos seres capaces de crear miles y miles de ideas

Ya que nuestro cerebro es la máquina más compleja del universo conocido, según el gran filósofo y físico inglés Robert-Hooke, estimó que la mente es capaz de contener 3.155.760.000 ideas distintas. Esto lo podemos evaluar de manera sencilla, ya que te aseguro que se te ocurren grandes ideas cuando estás en un bar, en una reunión, en una cena, en tu carro, en la playa o en el lugar menos pensado, como… el baño, ya que en ese micro-momento empezamos a imaginarnos cómo transformar el mundo en un lugar mejor o más loco de lo que ya está, y así convertirnos en la nueva generación de genios o el próximo Mark Zuckerberg.

Te comento que el mejor orgasmo del mundo es cuando empezamos a soñar despiertos, sientes que tu cerebro va a mil, y empezamos a pensar como todo un empresario y evaluar nuestra idea, y te aseguro que mientras más lo pensamos y analizamos ya tenemos planificada la vida entera de nuestra idea, esto es muy similar cuando te enamoras de alguien, piensas cómo será la boda, la luna de miel, los hijos y un mundo entero con él/ella, bueno eso también pasa con nuestras ideas.

Pero, te estarás preguntando, si tengo tantas ideas ¿Por qué algunas no se materializan o mueren? Existen muchos factores por los que nuestras ideas mueren en el intento o las dejamos de lado como:

Falta de interés.

En algunas ocasiones las ideas fugaces que nos llegan al principio, son el Santo Grial, pero cuando evaluamos la idea, vemos que no va mucho con nuestro estilo, o que no poseemos las habilidades necesarias para materializarla o simplemente no nos llama la atención, son proyectos que no nos interesan y realmente ni nos calienta ni enciende la llama de la pasión. Recuerda que nosotros somos seres que nos movemos por nuestras emociones y al interesarnos algo, somos capaces de hacer lo que sea para materializar nuestras cajas de ideas porque se convierten en parte de nuestra vida  y sientes que el tiempo, esfuerzo y la dedicación que le inviertes, no es nada hasta verlo materializado.

Aparecen las excusas.

Las excusas siempre estarán presentes en nuestra mortal vida, somos unas máquinas de excusas cuando no queremos lograr algo, empezamos a comentar diversas razones o causas para despojarnos de eventuales culpas de no materializar las ideas, y así liberarnos de una obligación o responsabilidad, las excusas son pretextos que siempre aparecerán en el momento menos indicado.

Señor perfeccionismo aparece en el acto.

Pasamos mucho tiempo en ser lo más detallistas posible y hacer perfecta nuestra idea, sin embargo es necesario crear diversos prototipos o borradores y no gastar tiempo para la perfección, recuerda que la vida es perfectiva, esto significa que cada día vamos mejorar y vamos a ofrecer una mejor versión de nosotros mismos y habrá tiempo para corregir. Una frase increíble de Julia Cameron, es que el perfeccionismo no es una búsqueda de lo mejor, es perseguir lo peor de nosotros, la parte que nos dice que nada de lo que hagamos será nunca lo bastante bueno. Siempre es bueno mejorar pero jamás convertirlo en una obsesión y matar nuestra caja de ideas.

Nuestra bendita zona de confort.

Las grandes ideas se materializan con mucho esfuerzo, pero para ello es necesario salirnos de nuestra zona de confort si de verdad queremos convertirnos en la nueva generación de pioneros de ideas, recuerda que la mejor felicidad del mundo es dar todo por el todo para alcanzar y desarrollar nuestras cajas de ideas e ir trabajando poco a poco para ir ganando pequeñas batallas, hay batallas que perderás y hay unas que ganarás, pero lo más importante es que la guerra la puedas conquistar.

A la hora de luchar por nuestra idea nos dolerá, vamos a llorar, vamos a pasar días sin parar y noches sin dormir y posiblemente vamos a perder momentos únicos y sentiremos que no podemos alcanzarlo, pero debes ser valiente para poder alcanzar nuestra caja de ideas, porque esa idea lo vale, recuerda que la zona de confort es una incubadora que nos protege de todo, pero nos ciega y no nos permite ver más allá de los muros y para crecer es necesario salir para adquirir más experiencia.

Una mano amiga, falta de asesoría y guía.

A veces por desconocimiento en el tema o por no tener experiencia en el área podemos dejar de lado esa gran idea que teníamos, por ello es necesario conseguir profesionales especializados en el área, que se conviertan en un coach o mentor para nosotros, recuerda que una caja de idea se puede alimentar, crecer y madurar con el apoyo de muchas personas.

No dejes nada para después, si lo puedes hacer hoy.

En estos últimos años ha resonado con más fuerza la palabra procrastinar, donde las personas siempre tienden a posponer las cosas que quieren o deben hacer, donde siempre tendrás algún motivo “de fuerza mayor” que te impide comenzar AHORA; algunos motivos clásicos son: lo haré cuando sea el momento ideal, lo haré cuando se presente la persona indicada, lo hare dentro de 5 minutos y así sucesivamente. Pero también el principal problema de que nos hemos vuelto procrastinadores es que tenemos muchos elementos que nos distraen y no nos permiten enfocarnos en la idea principal, por ejemplo cuando no puedes dejar de revisar tu teléfono celular, o ver los stories y estados de tus amistades, recuerda que el momento productivo lo defines principalmente tú y nadie más.

Miedo a perder, fracasar o equivocarse.

El miedo siempre existirá en nuestra vida, ya que somos seres humanos con virtudes y defectos, por ello debemos abrazar la resiliencia y siempre ver el lado positivo a todo, te aseguro que si lo dejas de hacer te vas a arrepentir y ese sentimiento puede aturdirte toda la vida. El fracaso es parte del éxito, nos permite aprender mucho sobre la vida y de las personas.

Henry Ford

Sufrió varios fracasos automotrices en sus inicios, cuyos autos fueron considerados de poca calidad y demasiado caros para los clientes. Sin embargo actualmente es una marca reconocida por los diversos modelos innovadores de carros.

Walt Disney

Es el rey y pionero en la animación de caricatura, tuvo grandes problemas financieros, donde su compañía tenía 4 millones de dólares de deuda a principios de 1930. No obstante continuó luchando por su sueño hasta convertirse en un gran referente en el área.

Steve Jobs

Después de que su propia compañía Apple lo empujó a una renuncia forzada en 1985, Jobs se enfocó en desarrollar NeXT, una estación de computadora para educadores. Sin embargo Apple anunció que compraría NeXT en 1996, trayendo a Jobs de vuelta a la compañía como CEO, impulsando a la marca Apple hasta convertirse en una de las empresas más exitosas de las 500 de Fortune en la década pasada.

Como puedes ver, no eres el único que tuvo miedo al fracaso, grandes personajes del mundo también lo tuvieron, pero lo más importante es que su amor y convicción hacia su caja de ideas pudo vencer todos esos miedos y retos que se les presentó en la vida.

Los reyes del pesimismo.

Siempre cuando estamos animados e ilusionados con una idea, lo empezamos a compartir con nuestros familiares y amigos, pero siempre aparece el pesimismo y los malos augurios, pero te invito antes de pensar todo lo negativo, analiza de manera iterativa y trata de ver el lado positivo y de demostrar que tu caja de ideas tiene vida y es capaz de traspasar las fronteras del mundo.

Estamos claros que en ocasiones obtener una idea es sencillo, pero a la hora de materializarla se vuelve complicado, ya que nuestra mente empieza a cuestionarla y evaluar si es posible la realización de dicha idea y aquí juegan un papel fundamental nuestro dos hemisferios, que día a día están con nosotros, nuestro hemisferio derecho es nuestra parte creativa, innovadora, soñadora, lleno de ideas, artes y es la parte más abstracta de nuestra mente, en cambio nuestro hemisferio izquierdo es nuestra parte verbal, comunicacional y lógica, la cual nos ayuda a tener los pies en la tierra, pero parece ser que en los diestros domina el hemisferio izquierdo, y en los zurdos el hemisferio derecho

¿realmente esto afectará la materialización de nuestra idea?

Pues, te comento que no afecta, ya que las cajas de ideas, nos ayudan a dar lo mejor de nosotros mismos y convertirnos en el héroe de nuestra propia historia, no necesitamos ser como Mark Zuckerberg, necesitamos ser nosotros mismos para seguir creciendo en nuestras ideas.

Las cajas de ideas siempre serán nuestras aliadas, siempre nos inspirarán a dar lo mejor de nosotros mismos y en transformarnos, siempre estarán presentes en las buenas y en las malas, pero lo más importante para mantenerlas vivas, es que debemos creer en ellas y jamás olvidar que son parte de nuestra vida y que nosotros nacimos con ellas.

Transforma tus cajas de ideas en cajas de pandoras y proyecta la verdadera esencia y poder de tu idea sin importar las fronteras.

Para desarrollar tus ideas te invito a leer el artículo los 10 secretos para alcanzar el éxito.

 

Por qué algunas no se materializan o mueren - infografía imagen

Somos cajas de ideas

3 pensamientos en “Somos cajas de ideas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *